Glamorama
Coté López en una imagen tomada del video en Instagram donde comunica su reconciliación matrimonial. Con Luis Jiménez este año, en una foto de archivo.

«Tendíamos a solucionar todo con sexo. Era peleábamos, sexo. No sabíamos conversar entre nosotros», explica Coté López sobre motivos del quiebre

Autor: C. Farías / 9 diciembre, 2023

«Tendíamos a solucionar todo con sexo. Era peleábamos, sexo. Nos levantábamos, sexo. Y todo era eso», afirma Coté López sobre el proceso que la llevó a separarse de Luis Jiménez.

El quiebre matrimonial duró dos semanas. Este viernes la emprendedora de 35 años anunció don dos videos en Instagram que se reconcilió con el futbolista. Explica:

«El tema pasó porque Luis dejó de jugar y nosotros, los 18 años que llevamos juntos, él siempre había estado jugando y nunca había estado concentrado en sus negocios.
Y yo, por mi parte, acá empecé a trabajar

«Cuando Luis deja de jugar, toma las riendas de sus negocios. ¿Qué nos pasó este último mes?. Que estamos con tres proyectos nuevos, que son bien potentes, aparte de las otras cosas que tenemos. Y nos pasaba ‘oye, hay que ir a comprar esto’. ‘No. Es que yo tengo reunión’. ‘No, es que yo también tengo reunión poh’. Es para explicarles más o menos cómo eran las peleas.

«Al final era una lucha entre los dos de cuál era más importante. Y no se trata de plata. Porque la gente dice ‘se separaron por plata’. No. La gente que me conoce sabe que yo regalo todo, que no me interesa nada.

«Es un tema de metas, de objetivos. Somos así. Los dos. Y es algo que me enamoró de Luis. Entonces no te puedo decir ‘no, no me gusta este Luis’. Porque a mí me gusta ese Luis. Me gusta este Luis que ha estudiado muchas cosas que la gente no lo sabe. Porque, además de tres o cuatro cursos que ha hecho de técnico, director, tiene de negocios, de varias cosas.

«Además estaba estudiando, yo estaba estudiando. Fue mucho. Fue un mes demasiado potente. ¿Y qué pasa?. Que antes nuestras peleas duraban dos minutos. De verdad, literal, era dos minutos. Nos mirábamos, nos reíamos, y nos abrazábamos, y tendíamos a solucionar todo con sexo. Era peleábamos, sexo. Nos levantábamos, sexo. Y todo era eso.

«Nunca hubo comunicación entre nosotros. Porque, gracias a Dios, la parte económica estaba resuelta. Siempre ha estado resuelta, desde que nos conocemos. Que es importante, porque las parejas pelean harto por ese tema.

«Como nosotros teníamos resuelta esa parte, y Luis trabajaba, yo no trabajaba, nunca peleábamos y nunca necesitábamos conversar. Y ahora nos pasó que no sabíamos conversar entre nosotros, no sabíamos exponer nuestros puntos de vista. Nos peleábamos y, en lugar de tratar de arreglarlo, teníamos sexo, pero la pelea venía altiro. Ni siquiera eso funcionaba.

«Como nunca habíamos experimentado esto, fue como ‘¡ya no nos soportamos! ¡Ya! ¡Entonces se acabó!. Fue así. Súper tonto, demasiado cabro chico».