*

Glamorama
Steffi Méndez fotografiada por Agencia Uno en la gala del Festival de Viña 2018.

“El we… se grabó tirando con otra mina”: la fuerte infidelidad que marcó a Steffi Méndez

Autor: Equipo Glamorama / 22 junio, 2019

Steffi Méndez se mostró muy linda, humana y cálida en Podemos Hablar. La hija de DJ Méndez compartió su experiencia durante el período en que su padre no superaba el alcoholismo y también confesó el sabor amargo que le dejó su primer y extenso pololeo.

En el estelar de conversación de Chilevisión la figura de Instagram de 23 años estuvo junto a Juanita Ringeling -quien, entre otras cosas, respondió que no se cierra a la posibilidad de tener una relación con otra mujer-, Mónica Aguirre, Leo Caprile, Iván “Potro” Cabrera y Cristián de la Fuente.

Estas fueron las palabras de Steffi sobre ese amor que terminó mal:

“Yo me puse a pololear bien chica. Yo tengo 23 y me puse a pololear a los 15 años. Mi primer pololeo fue de seis años, fue hace tiempo. Terminé como hace cuatro años, cinco, por ahí.

“Ilusa, pendeja enamorada, le creía todo. Y cuando ya me enteré de todas las mentiras, la infidelidad, fue un porrazo súper doloroso. Yo soy una persona súper sentimental, emocional que, cuando quiere, ama con locura. Fue fome, porque para mí él era mi primer amor.

“Perdí mi virginidad a los 18 años y, para mí, lo de estar en pareja, todo esto del pololeo, es súper importante.

“Siempre digo esto en todos lados: mi papá no es un buen ejemplo cuando se trata de esa área del amor (Julián Elfenbein le consultó si le pidió consejo a su padre durante este pololeo).

“Mi papá es súper malulo, súper tormentoso en ese sentido. Y cuando llegan estos momentos, él siempre me dice: ‘No me pidas consejos a mí’. Entonces, no es mucho lo que hablo con él. Hablamos más como del amor propio. ‘La vida sigue. No es tan terrible’, y eso.

“Fue muy complicado en su momento porque era muy chica. Toda la vida pololeando. Seis años. A veces me pregunto y digo ‘¡weón, seis años!’” –MIRE AQUI EL VIDEO. DESDE EL MINUTO 24-.

Más tarde en Podemos Hablar, Elfenbein preguntó al grupo de invitados quienes habían revisado el teléfono de sus parejas:

Steffi: “Yo nunca me equivoco. Yo cuando tengo un dolor de estómago, no es que veo el teléfono y digo ‘mmm… me quiero meter’. No. Es como por algo. ‘Ya, sí…’. Me duele la guata, lo miro de nuevo (el teléfono), y lo hago. Muchas veces he dicho ‘te revisé el teléfono. ¿Qué onda esto y esto otro?’.

“Pero me pasa que, después de la primera relación, desde que me fueron infiel por primera vez, ahí despertaron todas las inseguridades, toda esa cuestión mala. Pero yo tengo un magíster, porque hackeo teléfonos. Yo no reviso”

Julián Elfenbein: “¿Cómo hackeas teléfonos?”

Méndez: “No lo puedo revelar. Pero no necesito meterme a tu teléfono. O sea, si me lo pasas cinco segundos, listo. Códigos QR, escanear, bajar aplicación. Y reconozco abiertamente que es súper tóxico hacer eso. Uno se hace mal”

Elfenbein: “¿Qué fue lo peor que te encontraste?”

Méndez: “Eso rompió la relación. Un video. El weón se grabó tirando con otra mina… Esa fue mi primera relación, de seis años. Esa era la gota que rebasó el vaso. Eso mató todas las pasiones. Me causó rechazo al toque y dije ‘no, aquí yo tomo una decisión y se acabó’, porque había perdonado otras infidelidades, otras cosas que había pillado. Pero esto fue máximo. Me sangraban los ojos.

“Me acuerdo que estaba durmiendo en mi cama, era temprano, vi el video, dejé su teléfono ahí y con pijama me fui a ver a mi mamá, porque mi papá no era la persona indicada a donde ir. Mi mamá vivía en Valparaíso en ese tiempo. Lloré toda la tarde. ‘No sé qué hacer’. Y mi mamá: ‘¿Cómo que no sabes qué hacer? Pesca tus cosas, devuélvete, anda y echa a ese weón’

“Y fui un poquito violenta. Me enojé… Pero jamás pegarle a él. Pero enojada. Qué rabia. Pescar toda su ropa y ¡pah! Pero pudo haber sido peor. Y nunca más (volvió). ¡¿Pero quién hace eso?! ¡¿Quién se graba haciendo eso?! Y qué amante… Esa era una de las mil quinientas… Por eso aprendí a hackear teléfonos. Y eso lo heredé un poquito de mi mamá, porque mi mamá era cuática con mi papá” –MIRE AQUI EL VIDEO. MINUTO 01.09.00-.