*

Glamorama
Iván Cabrera junto a su polola Antonella Muñoz en una foto que ella compartió en su instagram @antonellamarecobjj en noviembre pasado.

“Es primera vez que encuentro a una persona que me sentí como amigo también. Eso de reírse de las tonteras más mínimas…”: Iván “Potro” Cabrera se fue a vivir a Viña con su polola

Autor: Equipo Glamorama / 13 enero, 2021

“He tenido la fortuna de encontrar a una persona que se ha adecuado y yo también me he adecuado a ella de manera muy fluida. Cada uno respeta sus espacios, disfrutamos a concho”, dice Iván Cabrera sobre su relación con la trabajadora social Antonella Muñoz.

El bailarín que se hizo conocido como “Potro” Cabrera en los programas Rojo, Fama Contra Fama y Yingo realizó un contacto, hace más de dos semanas, con el espacio que Diana Bolocco y Martín Cárcamo emiten por Instagram.

Entre otros temas, Cabrera se refirió a un episodio que vivió con una vecina de 90 años que sufre Alzheimer durante la cuarentena, a quien salvó la vida aplicando primeros auxilios. “Escucho que la señora inhala y me volvió el alma al cuerpo…”, contó.

En tanto, estas fueron sus palabras sobre su poloa, con quien vive hace seis meses en Viña del Mar:

Martín Cárcamo: “¿Cómo ha estado la pandemia para ti?”

Iván Cabrera: “No me puedo quejar. Aunque sea cliché decir que uno tiene salud, es un tremendo privilegio y un regalo. Y también la gente que te rodea, en este caso los más importantes para uno, que son los hijos, la familia, mis padres, mi polola con quien vivo”

Cárcamo: “¿Estás viviendo con tu polola?”

Cabrera: “Sí, en Viña del Mar. Soy santiaguino de nacimiento pero viñamarino de corazón porque todos mis veraneos eran acá en Viña del Mar, enero y febrero. Tengo mi departamentito acá en Viña y con la pandemia la pega bajó demasiado, por ende el departamento que me arrendaba ya era casi imposible poder pagarlo. Era descabellado pagarlo y si tenía la posibilidad de estar acá, en mi departamento, me vine inmediatamente.

“Aproveché la instancia, estoy acá, rico, con el mar a unas cuadras”

Cárcamo: “Es un paso importante irse a vivir con la polola, ¿tú pareja es de Viña?”

Cabrera: “No. Estábamos cada uno en su casa en Santiago y cuando decidí venirme acá a Viña obviamente iba a ser mucho más poco probable verla, entonces dije ‘no, no puedo no verla… Vámonos juntos, vámonos para allá. Afortunadamente allá tengo muchos amigos, nos van a recibir, vamos a poder compartir dentro de lo que se pueda. Aparte el clima es una maravilla. Te va a encantar’. Y aquí nos vinimos, ya son seis meses juntos acá”

Diana Bolocco: “¿Y cuánto llevaban antes de que comenzara la pandemia?”

Cabrera: “Ya más de un año en realidad. Sí no fue que me puse a pololear y me haya venido altiro”

Bolocco: “Pero igual tiene que haber cosas fáciles de esa convivencia y cosas difíciles, aunque lleven un año. ¿Lo más fácil y lo más difícil de irte a vivir con tu polola?”

Cabrera: “Somos súper independientes, somos acuarianos los dos y somos muy bien representados por el signo. Hay momentos en que nos gusta tener nuestro momento. He tenido la fortuna de encontrar a una persona que se ha adecuado y yo también me he adecuado a ella de manera muy fluida. Cada uno respeta sus espacios, disfrutamos a concho.

“Es primera vez que yo, a pesar de haber sido afortunado y haber tenido pololas cariñosas, simpáticas, inteligentes, encuentro a una persona que por primera vez me sentí como amigo también. Eso de reírse de las tonteras más mínimas, de ir de la mano, de ir tonteando. Eso ha hecho que esta cuarentena haya sido más holgada, más entretenida, tomándole el peso a la situación, con todos los resguardos”

Bolocco: “Pero algo tiene que haber habido difícil. Por ejemplo, ¿dejas la tapa del water arriba o abajo?”

Cabrera: “Fuera de broma, tengo una mamá que es la reina del aseo. De pequeño era la tapa abajo, entraba a mi casa con patines de estos de pañito. Todo esto del orden y la limpieza, que va más de la mano de la mujer, los hombres somos más desordenados, algunos, no todos, me tuve que adecuar siempre a eso. Entonces andábamos súper bien.

“¿Qué es lo que ha sido difícil? Dejar nuestros clubes, porque cada uno entrena artes marciales en diferentes club y es lo que más echamos de menos. Pero todo los demás de verdad ha sido súper lindo”.