*

Glamorama

«Ustedes saben que a mí una vez me hicieron brujería… Me dicen ‘encontramos en el clóset un muñeco rubio lleno de alfileres en la cara'», relata Martín Cárcamo

Autor: Fran Varela / 25 mayo, 2022

“¿Yo he contado la historia del muñeco de brujería conmigo? Ustedes saben que a mí una vez me hicieron brujería… Inmerecida. Y lo peor de todo es que había un muñeco. Y esto lo digo de verdad, no es chiste», comentó Martín Cárcamo en Qué dice Chile.

El animador de 47 años relató:

«Yo tenía un dolor aquí, en el trigémino, toda esta cuestión agarrada, toda la cara agarrada. Y de repente llamo a mi casa, ‘saben que tengo un dolor acá’.

“Y me dicen ‘encontramos un muñeco en el clóset. Un muñeco rubio lleno de alfileres en la cara’. Y lo peor no fue eso.

«Lo peor es que yo digo ‘¿y qué hicieron con el muñeco?’. ‘Lo botamos’. Y yo pregunto ‘¿le sacaron los alfileres de la cara?’. ‘No’… Me tuve que hacer una ‘limpieza”.

El comunicador compartió la historia con más detalle en 2017 en Bienvenidos, matinal que condujo junto a Tonka Tomicic.

Esta fue la historia que compartió entonces:

«Estábamos acá, en Bienvenidos. Y sí, fue un año complejo para mí (el 2013). Muchas cosas: mi separación, las cosas que sabemos. Pero me acuerdo de algo que me pasó antes, y esto, creo, lo he compartido públicamente, lo he conversado con muchas personas.

«Fue para la época del Festival de Viña, cuando era jurado, comencé con un dolor muy grande en la cara, como el dolor del nervio trigémino. Yo lo atribuía a que estaba muy cansado, viajaba de Viña a Santiago todos los días al Festival, de noche. Viajaba a Santiago después a hacer Calle 7, estaba en un ritmo de pega muy fuerte.

“Estaba así, tomando analgésicos, cuando en esa época había una persona trabajando en mi casa, que debe haber durado dos o tres semanas. Mi señora, en ese minuto, le digo ‘sabes que estoy con unos dolores’.

«Y ahí, como te contaba de esta persona que trabajaba en la casa, tenía comportamientos medios extraños. En la casa había vírgenes, y lo había notado con cosas como con las vírgenes, santería. Un persona extranjera.

«Y resulta que soy muy incrédulo respecto a esto, pero sí creo en las malas energías y que te las pueden transmitir.

“Y haciendo aseo, cuando se va esta persona, dejó de trabajar, se fue de la casa. Había como una mala onda y esa persona estaba incómoda. Y encuentran un muñeco rubio… Esto no lo van a creer: Y encuentran al muñeco rubio en el clóset de esta persona, arriba.

«Y este muñeco rubio, o sea una muñequita con pelo amarillo, con alfileres puestos en la cara. Yo estaba en Viña en este minuto y mi primera reacción humana fue preguntar, y digo ‘¿encontraron ese muñeco?’. ‘Sí’. ‘¿Y qué pasó?’. ‘No, no lo encontré yo’, me dice mi señora»

“Sigo ‘¿y quién lo encontró?’. ‘Lo encontró Domingo’, que trabajaba en la casa. Y digo ‘¡¿qué hizo con el muñeco?! ¡¿Le saco los alfileres?! ¡¿Qué hizo?!’. ‘No, agarró el muñeco y lo botó’. ‘¡¿Con los alfileres puesto?!’, digo yo. ‘Sí, porque agarré el muñeco, encontré esta cuestión, lo tiré a la basura y se lo llevó el camión de la basura’.

“Bueno. Aquí hay un tema de sugestión claramente, que es humano. No creo en los brujos, pero de que los hay, los hay.

«Entonces, ahí después, una persona, un familiar, una persona muy cercana, nos ayudó e hizo una limpieza. Y ahí efectivamente me sentí mejor.

«Aquí se mezcla la vida, obviamente, con este tipo de situaciones. Pero esta es una situación super atípica y yo quedé para adentro”.