*

Glamorama
Nacho Gutiérrez recién llegado a Buenos Días a Todos, en enero de 2018, junto a María Luisa Godoy. FOTO DE ARCHIVO, TVN

«En las pautas todos los días lloraba alguien… Empezaban ‘¡pah, pah, pah!’, hasta que se iba al baño a llorar»: el testimonio del periodista Luis Sandoval sobre el ambiente con las jefaturas de Buenos Días a Todos en 2018

Autor: Equipo Glamorama / 12 agosto, 2021

«Lloraban todos los días en las pautas. Todos los días. Todos. Todos los días lloraba alguien. O los periodistas. En serio», es parte del testimonio que entregó el periodista Luis Sandoval sobre el ambiente que existía durante el verano de 2018 en Buenos Días a Todos, detrás de cámara y entre el equipo y las jefaturas del matinal de TVN.

El tema se originó en Me Late a propósito de las declaraciones de Karen Bejarano, quien trabajó en el programa hasta la primavera de 2018, cuando se fue del espacio tras una situación que vivió en una reunión de pauta con Nacho Gutiérrez.

Esta semana en una entrevista con el espacio La Hora Mediática, Bejarano declaró sobre su salida del matinal:

«Me empecé a incomodar porque el ambiente en el estudio empezó a hacerse distinto, a cortarse con tijeras. No hubo buena vibra con la gente que fue entrando, me empecé a sentir cada vez más incómoda, me terminé yendo, renunciando…

«Si me preguntas si yo volvería a trabajar con él (con Nacho Gutiérrez), no. No volvería a trabajar con él».

Gutiérrez respondió a esto en un mensaje enviado a la panelista de Me Late Paula Escobar, quien lo leyó en pantalla y en parte dice: «Hablé con ella después…Le pedí disculpas por no saber lo que estaba pasando».

En tanto, Luis Sandoval describió lo que pasaba en las reuniones de pauta de Buenos Días a Todos durante el verano de 2018, cuando se integró Gutiérrez al espacio.

Sandoval fue panelista de espectáculos del programa entre 2013 y marzo de 2018 y realizó entrevistas a personajes como Cecilia Bolocco, quien mostró por primera vez su casa en Lo Curro.

Este fue su relato en Me Late:

«Yo estaba en la primera etapa donde Karen dice que la pasaba bien… Había un ambiente grato, la pasábamos súper bien y le iba súper bien al programa. Con la llegada de ella nos fue mucho mejor y ella generaba mucha prensa todos los días»

Daniel Fuenzalida: «Esta era la primera etapa donde Pablo Manríquez, ex director del Bienvenidos, se hace cargo del matinal»

Luis Sandoval: «Exactamente. Y Pablo sacó a Begoña Basauri y mete a Karen Bejerano. Ese era el grupo donde la pasábamos tan bien»

Fuenzalida: «Está María Luisa Godoy, Nacho Gutiérrez, Gino Costa, Karen Bejarano, Maca Tondreau, Marcelo Arismendi»

Sandoval: «Como dice la Karen hay dos etapas. Una cuando ella se incorpora y otra cuando llega Nacho. Ese fue el verano donde llega Nacho. Estaba Cristián Sánchez y María Luisa Godoy. Hacíamos espectáculos y Karen metía cahuín de las cosas que ella sabía.

«Entonces Nacho empieza a tener más poder como animador y deja desplazado a Cristián Sánchez. El toma el pódium con María Luisa, quedan como animadores y Sánchez queda relegado a tercero o cuarto.

«Cuando llega Nacho Gutiérrez a trabajar TVN, él llega como un pollito nuevo, simpático, que se va incorporando, pollito. Pero fueron los jefes (quienes le fueron dando protagonismo). Yo me acuerdo perfecto cuando fuimos a Olmué. O sea, nadie existía más que Nacho Gutiérrez. Lo empoderaron. ‘Nacho, haz esto. Nacho, sale adelante, ponte frente a la pluma. Pone atención. Nacho, tú da la vuelta de comerciales’. El resto no existíamos. Era Nacho, Nacho, Nacho. Y el resto de los panelistas no existíamos.

“Pero era porque quienes estaban en el switch le pedían estar frente a la cámara. Era, en primera instancia, Pamela Díaz (editora periodística), Pablo Manríquez y Diego Sarmiento, productor ejecutivo y director. Les gustó mucho el trabajo de Nacho Gutiérrez porque es súper mateo, es súper clever, aportaba.

“Cuando hacía farándula y tenía mi bloque de farándula y hablaba frente a la pluma, después no lo hacía yo, lo hacía él. Pero no por culpa de él. Entonces yo decía ‘¿qué pasa? Porque es mi segmento y no el de Nacho’. Pero era porque venía esta cosa de arriba. Y por eso le ocurrió lo mismo a Cristián Sánchez y Karen Bejarano.

«(Los integrantes del equipo) Lloraban todos los días en las pautas. Todos los días. Todos. Todos los días lloraba alguien. O los periodistas. En serio. No estoy bromeando. Una vez también lloré, porque me retaron.

«Decíamos ‘ya, ¿a quién le va a tocar llorar hoy día?’. Porque todos los días subían arriba del columpio a alguien y empezaban ‘¡pah, pah, pah!’, hasta que lo dejaban llorando y se iba al baño a llorar. ¡Súper buen ambiente! (bromea). Todos los días le tocaba a alguien… Yo hablo del equipo en general, no de los rostros»

Paula Escobar: «Cuando tú jefe propia este ambiente laboral, todo el mundo se enferma»

Sandoval: “(La reunión de pauta) Era una mesa de Té Club grande. El productor ejecutivo sentado en la cabecera. A su derecha tenía al director, que era Diego. Y a su izquierda tenía a Pamela Díaz, que era su editora periodística. Al lado de ellos se sentaban los animadores: María Luisa a un lado y Nacho Gutiérrez al otro. Generalmente Cristián Sánchez se paraba en la puerta de la oficina…

“Eran pautas bastante largas. Empezaban como a la una de la tarde y terminaban como a las tres y media. Comenzaban revisando todo lo que fue la mañana. ‘Daniel, tú nota’. Una vez estaban mis compañeros y dijeron ‘a tú nota le fue bien. ¡Pero tu voz era de bruja! ¡Se escuchaba pésimo! ¡Gritaste como loca en la nota!’. Y la niña estaba súper contenta porque estaba entrevistando, ‘pero tu nota tiene que ir cambiando’. En general eran los jefes.

“Yo sentía, y lo digo ahora, y me da lo mismo si me están viendo de TVN, pero era como un coliseo romano. Te ponían ahí delante y te criticaban por cómo tú te vestías, por cómo saliste, cómo hablaste en el programa. Y después te decían ‘¿qué tienes para mañana, Luis?’. Yo digo ‘tengo la entrevista a Carola Arregui’. Después, cuando había pasado el día, ‘¿Carola Arregui? Mmm… No, cómo se te…’ Y ahí comenzaban a criticarte, entre todos te destrozaban tu nota, y finalmente daban su idea de lo que ellos estimaban conveniente.

“Generalmente los conductores no se metían. Pero sí le metían un poquito de sazón. Decían ‘de verdad tu voz no estaba tan buena en la nota…’, un ejemplo, ‘la entrevista estaba un poco larga’.

“Yo era periodista, trabajaba con productores, tenía todo un staff de espectáculos. Todos los días, y me da mucha pena, yo trabajaba con imanes, con pizarra, iba jugando, y a las productoras que trabajaban conmigo les decían ‘oye, ¡súper feos tus imanes!’. Nos quedábamos a hasta las once y media, doce de la noche trabajando, pegando imanes…

“En las pautas siempre eran bienvenidas las ideas, opiniones, porque eran diferentes puntos de vista. Si te querían decir ‘cállate’, te lo iban a decir igual, porque no tenían pelos en la lengua en decirte ‘¡cállate!’.

«Acuérdense lo que se filtró de la pelea entre la Karen y Nacho es que, supuestamente, lo que le dijo Nacho a la Karen fue ‘hace rato que tú vienes con dos cambios abajo’. Ella estaba un poco lenta con sus opiniones. Un poco frustrada.

“María Luisa Godoy es bien apañadora. Es como loquilla. En general a todos, si alguien llegaba más triste, era como ‘¿qué te pasa?’, pero siempre muy preocupada del equipo en general. No la veía como la animadora en la quinta nube”.