*

Glamorama
José Alfredo Fuentes en una imagen tomada de la pantalla de Los 5 Mandamientos, en Canal 13.

Martín Cárcamo: «Te ha pasado de llegar a un hotel y que en tu pieza haya dos fans esperándote, una en bata». José Alfredo Fuentes: «En bata no. Estaba así nomás…»

Autor: Equipo Glamorama / 28 noviembre, 2021

“Te han pasado cosas increíbles. Te ha pasado de llegar a un hotel y que en tu pieza haya dos fans esperándote”, le dijo Martín Cárcamo a José Alfredo Fuentes en Los 5 Mandamientos.

El reconocido cantante con más de 50 años de trayectoria estuvo junto a Américo en el programa que Cárcamo conduce en Canal 13 y este fue su relato:

Alfredo Fuentes: “¿Quién dijo eso?”

Cárcamo: “Y quiero agregar algo: una de ellas estaba en bata”

Fuentes: “Yo vine a un programa serio”

Cárcamo: “Explícame eso por favor”

Fuentes: “No, en bata no. Estaba así nomás. Yo estaba en un hotel en Arica, entonces terminé mi show y en la tarde tenía una once con las fans ahí mismo en el hotel. Porque en todas partes donde yo llegaba se hacía concursos en la radios y llegaban 18 o 20 chicas a tomar té.

“Y entré a mi habitación y había una chica que estaba acostada en la cama. Abro la puerta, miro y digo ‘oh, llegó el Pascuero, si esto no es Navidad…’”

Cárcamo: “¿Y tapada o desnuda?”

Fuentes: “No, estaba tapadita”

Cárcamo: “¿Y qué te dice ella en ese minuto?”

Fuentes: “No me acuerdo bien lo que me debe haber dicho. Pero nada. ‘Yo quise venir a verte’. Porque le tuve que haber preguntado ‘¿tú qué haces acá?’. ‘Yo quería verte y me dejaron entrar, así que te estoy esperando’, en fin”

Cárcamo: “¿Tú qué hiciste?”

Fuentes: “Conversamos. Le pedí más explicaciones. Estuve como una hora pidiéndole explicaciones. Ahí me porté bien”

Cárcamo: “Pero la historia no termina ahí”

Fuentes: “No, porque la chica se levanta y va al baño, y sale otra amiga que estaba en el baño”

Cárcamo: “¡¿Qué?! Esto es una locura”

Fuentes: “Y en esos tiempos yo era bueno para la conversa. Hoy día no podría haber conversado tanto. Así que conversé con ellas un buen rato. Yo tuve que haber tenido unos 19 años. Me pasaron cosas increíbles.

“En ese hotel no me dejaron entrar por un buen tiempo, porque el que le había pasado las llaves a las chiquillas era el dueño del hotel. Entonces la señora llegó a la habitación donde yo estaba a sacar a estas chicas, porque se dio cuenta de lo que estaba pasando.

“Y las cabras se le fueron en la parada, así que hubo una discusión. Y me dijo ‘usted se va mañana mismo de aquí, qué piensa que mi hotel es qué cosa’. El caballero era el que la había embarrado, que les pasó las llaves, y yo no lo sabía. Y como tres años sin poder entrar”.