*

Glamorama
Horacio de la Peña y su esposa Lorena Chillura en un evento en 2016, en una foto tomada de la web.

«Todos en shock. Todos llorando. Tenía una unidad coronaria afuera porque dije ‘acá se van a palmar un par…'», relata Horacio de la Peña sobre la boda con que sorprendió a su mujer

Autor: Equipo Glamorama / 28 noviembre, 2021

«Seis meses preparando y filmando videos de esto, lo otro. Y la excusa era el bautizo. Como nosotros nunca nos íbamos a casar, le dije ‘vamos a hacer una fiesta grande, bautizamos a Francisca, invitamos a todos nuestros amigos’», recuerda Horacio de la Peña sobre su matrimonio con la asesora de imagen Lorena Chillura, en noviembre de 2005.

El ex tenista y entrenador de 55 años realizó todos los preparativos en secreto y sorprendió a la novia, los padres y todos los invitados.

Este fue el relato de De la Peña en el late Pero Con Respeto, que Julio César Rodríguez conduce en Chilevisión:

Horacio de la Peña: “Una de las cosas que ella sabía que yo no iba a hacer era volverme a casar (De la Peña se ha casado en tres oportunidades). Entonces lo tenía bloqueado. Cuando me sale el divorcio empiezo a programar un casamiento sorpresa. Esto fue en abril, hasta noviembre. Tuve seis meses para irlo preparando”

Julio César Rodríguez: “Ella no sabía que te habías divorciado”

De la Peña: “Nada. Y seis meses preparando y filmando videos de esto, lo otro. Y la excusa era el bautizo, como nosotros nunca nos íbamos a casar, le dije ‘vamos a hacer una fiesta grande, bautizamos a Francesca (la mayor de sus tres hijos con Chillura), invitamos a todos nuestros amigos’.

“Y de los amigos a nadie nada. Dos o tres personas sabían de las 200. Lo más divertido de todo era que el cura no nos quería casar, el cura decía ‘yo no puedo casar a alguien que no sabe que se va a casar’. Y yo le decía ‘va a decir que sí’. Me decía ‘no se puede’.

“Entonces tuvimos tres reuniones maritales y yo le decía que eran reuniones por el bautizo y ella me decía ‘pero por qué me preguntan tanto por el matrimonio, que pesados que son acá en Chile con el matrimonio’. ‘Tú diles que sí, si lo importante es que la bauticemos a Fran’”

Rodríguez: “Oye, la historia buena. Hasta el cura coludido”

De la Peña: “El día anterior me llama y me dice ‘yo le tengo que decir’, y la cita. Nos quedamos afuera esperando y no sabíamos si le iba a decir o no. Y no le dijo. Le hizo mil preguntas y se convenció de que ella se iba a casar”

Rodríguez: “Te decía ‘no podemos casar a alguien que no sabe’”

De la Peña: “Creo que está prohibido”

Rodríguez: “‘Va a llegar y puede ser que en estado de shock diga que sí’”

De la Peña: “Y yo le decía ‘esto es seguro campeón, ¿cómo me va a decir a mí que no?’”

Rodríguez: “¿Y el vestido?”

De la Peña: “Como ella se dedica a la moda y trabaja con otros diseñadores, yo les decía a ellos ‘pregúntenle qué colores, qué corte, fantaseen con ella’. Y la idea era que para el bautizo ellos le iban a hacer un traje a medida, entonces le tomaron todas las medidas y el vestido se hizo en Argentina. Y el vestido vino en un asiento del avión. Ella no sabía nada”

Rodríguez: “O sea, ella pensaba que le iban a hacer un vestido a medida para el bautizo, pero con esas medidas venía el vestido de novia. ¿Y cómo se entera?”

De la Peña: “Llegamos todos a la iglesia y viene un monaguillo y dice ‘la iglesia todavía no está lista, tienen que ir a las oficinas’. Entonces bajamos y era un salón grande y había dos maniquís cubiertos por un telón.

“Viene el sastre y los destapa. Ella mira y no entendía nada. Miraba para todos lados. Nadie entendía nada. Entonces yo me arrodillo y le pido matrimonio. Pero ella pensó que yo había armado todo eso para pedirle matrimonio, para que las familias estuvieran contentas”

Rodríguez: “Y que en un año más se casaban”

De la Peña: “Y que algo iba a pasar. Pero yo había puesto tres cámara ocultas, porque yo sabía que cuando se enterara… Entonces todos llorando, se abrazan y ella se acerca y me dice ‘¿ahora qué hacemos?’. Y yo le digo ‘ahora nos casamos en serio’. ‘¿Cómo nos casamos en serio?’. ‘Sí, nos casamos en serio y el vestido es de verdad’.

“Fue a tocar el vestido. Pensó que el vestido era de papel, que era todo mentira. Y un momento yo digo ‘váyanse todos’, entraron cuatro personas a cambiarla, maquillaje, peinado. También tenía un traje para mi suegro, que tampoco sabía”

Rodríguez: “¿Y qué te dijo él?”

De la Peña: “Nada. Estaban todos en shock. Todos llorando. De hecho, tenía una unidad coronaria afuera, porque dije ‘acá se van a palmar un par’. Mi mamá no sabes lo que me retó, me dice ‘Horacio, vine con un solerito para el bautizo’. Nadie sabía nada. Eso fue lo re divertido.

“Y salimos y nos casamos. El cura se cagaba de risa. Nos casamos y después bautizamos a Fran, porque había que hacer el bautizo también. Y cuando empiezan a decir que me caso, empezaron a llamar a los medios y empezaron a caer los medios, porque nadie sabía nada.

«Yo no le dije nada a nadie. Fue muy fuerte. Nadie entendía nada. Fue en la parroquia de Lo Barnechea. Ella después se desmayó, cuando llegó a la casa se desplomó”.