*

Glamorama
Giancarlo Petaccia y su esposa, Fernanda Alarcón, en su patio en Miami, en una imagen tomada de la pantalla de La Divina Comida, CHV.

«Extraño Chile todos los días. Estaba trabajando, pero necesitaba hacer un cambio en mi vida…», expresa Giancarlo Petaccia

Autor: Equipo Glamorama / 11 mayo, 2022

“Repetí la historia de mi papá. Mi papá llegó a los 20 años en barco desde Italia, era el mayor de cuatro hermanos, post guerra, su país estaba destruido, no había futuro. Tomó un barco y se fue. Y la historia se repite», partió comentando Giancarlo Petaccia en una entrevista en el canal de YouTube Conexión Miami Oficial.

El ex rostro televisivo chileno de 53 años reside desde 2017 en la ciudad de Weston, a unos 50 minutos de Miami.

Estudió nutrición general y también deportiva y, según su página web, se certificó como health coach. Hoy está enfocado en su Código Petaccia, planes de alimentación personalizados para quienes lo soliciten, el cual ha sido implementado por un grupo de rostros de la pantalla chica.

En la mencionada entrevista que le hizo en Estados Unidos el periodista chileno Felipe Carvajal, Petaccia expresó lo siguiente:

“Yo, al contrario de mi papá, estaba muy bien en Chile. Extraño Chile todos los días. Estaba trabajando, pero necesitaba hacer un cambio en mi vida, necesitaba salir de esta zona cómoda. Tenía este proyecto dando vueltas, que en ese minuto era mi hobby, de Código.

“Mi mujer, que nació acá, tenía la idea de poder darles la oportunidad a los niños de estar un tiempo en otro país, porque es una oportunidad y una experiencia de vida importante. Y nos vinimos, no lo pensamos tanto.

“Sí planeé mi proyecto. Es difícil y te diría que los primeros dos años fueron de adaptación, de cruzar el desierto. Literal.

«Es muy difícil porque uno llega a un país a partir de cero, a donde no te conoce nadie, lleno de sueños y con expectativas que no son. La ciudad es una cuando uno viene de vacaciones, pero a los tres meses es otra, al año es otra, y va cambiando.

“Fue muy duro. Yo tenía claro una meta, un objetivo, pero en el camino uno se cuestiona muchas cosas. Por ejemplo, ¿hasta cuándo puedo aguantar comiéndome mis ahorros sin recibir un peso, apostando a algo?. Porque no eran vacaciones, era un proyecto de vida. Eso le pasa a mucha gente.

“Entonces fueron tiempos emocionalmente para mí muy difíciles. Tenía a mi mamá enferma en Chile, mi hermana, mis amigos, mi historia, mi contención. Y eso seguramente le pasa a todos los que son migrantes como nosotros. Y eso es la parte más dura”.

Petaccia, periodista, se casó con la también periodista Fernanda Alarcón en 2011 y tienen dos hijos.