*

Glamorama
José Miguel Viñuela en una imagen tomada de la pantalla de Mucho Gusto, Mega, en noviembre de 2018.

«Esta persona muy cercana a mí se iba a morir… Y la Sonia (Valenzuela, tarotista) me llama y me dice ‘va a morir a las dos o tres de la tarde’. Y fue así», cuenta José Miguel Viñuela

Autor: Equipo Glamorama / 13 junio, 2022

«Lo más increíble es que esta persona muy cercana a mí se iba a morir, y la Sonia me llama en la mañana, temprano, el mismo día que muere esta persona…», fue parte de la historia con la tarotista Sonia Valenzuela que contó José Miguel Viñuela.

El animador y la médium conversaron en el espacio que él realiza por Instagram -en un capítulo emitido hace un par de semanas- y este fue el diálogo referido:

Sonia Valenzuela: “El (Viñuela) atiene su ángel de luz que lo va a ayudar, lo guía, le da sus momentos, esa parte paternal que ha sacado tremendamente grande. Yo eso te admiro y te lo digo siempre. Te veo con tus niños y es maravilloso”

José Miguel Viñuela: “De las cosas que más me han impresionado tuyas… No voy a hablar con nombre ni nada. En algún minuto tenía a una persona muy cercana que estaba muy mal, que se iba a morir, y lo más impresionante fue que la Sonia me contacta un día…

“Primero, la Sonia me contacta a través de la Antonella Ríos, que son muy amigas. Yo trabajaba con la Antonella en la radio y me dice ‘la Sonia, una amiga, necesita hablar contigo’.

“Nos pusimos en contacto. La Sonia me dijo ‘necesito darte un mensaje’. Me da este mensaje, yo quedé para dentro, porque me dijo cosas que solo yo sabía con esta otra persona y la Sonia me las transmitió.

“Pero lo más increíble es que esta persona muy cercana a mí se iba a morir, y la Sonia me llama en la mañana, temprano, el mismo día que muere esta persona.

«Me dice ‘me llegó otro mensaje para ti: el alma ya abandonó el cuerpo y probablemente su cuerpo va a morir a eso de las dos o tres de la tarde’. Y fue así.

“Eso es lo más impresionante que yo te he escuchado. Increíble”

Valenzuela: «Esa misma persona envió a una persona a mi casa y la junto con la hermana de ella, que habían sido pololos cuando eran chicos, y hoy día son novios”

Viñuela: “¡No te puedo creer! Ah, no cachaba esa parte. No te puedo creer”.