*

Glamorama
Yamna Lobos en una foto del año 2006 tomada por Claudio Pozo.

«Decía ‘¡no puede ser! ¿Cómo tanto? Esto de la tele no es para mí’. Y me fui enojada. Dije ‘no voy a ser de reserva…'»: el inicio de Yamna Lobos en Rojo

Autor: Equipo Glamorama / 16 agosto, 2022

“Estuvimos como tres meses en casting. Y después, cuando van a decir el grupo definitivo, a mí me dejan en reserva. Por ejemplo, eran doce y yo era la número trece, y me voy con ataque. Decía ‘¡no puede ser! ¿Cómo tanto? Esto de la tele no es para mí’. Y me fui enojada. Dije ‘no voy a ser de reserva. Y no quiero esto. Y me voy’».

De esta manera Yamna Lobos partió recordando cómo llegó a Rojo, Fama Contra Fama, el programa que la hizo conocida en 2002.

Luego de haber bailado en al Bafochi y de una breve estada en Mekano, Lobos entró al primer asting del espacio de TVN animado por Rafa Araneda.

Así continuó su relato durante una entrevista realizada hace días por el sitio TiempoX:

“Me acuerdo que le dije unas cosas a Eduardo Domínguez, el director, porque estaba muy molesta. ‘Jugaban con las personas’, una cosa así.

“Lo dije muy respetuosamente, porque era niña, pero con la molestia que tenía. Y él me decía ‘pero tranquila’. ‘No. Es que me voy. No quiero más. No saben el esfuerzo que ha sido para mí estar aquí’, porque teníamos que ir constantemente en ese tiempo a casting y pruebas. No fue nada un día. Fueron tres meses.

“Y me voy triste. Y había un productor súper cariñoso, que siempre me acuerdo de él, Fernando Gómez. Fue desde el primer día. Me decía que veía talento en mí. ‘Tranquila, ten fe’. Y yo no quería nada y me fui.

“Pasan como tres días. Me llama y me cuenta: ‘Hay una niña que los papás no le dieron autorización para participar en el programa. Así que tú, automáticamente, formas partes del elenco’. Y yo al principio le decía ‘no. No quiero nada’. Después lo volví a llamar y le dije ‘sí voy’. Orgullo.

“Ahí empezamos los ensayos. Y estuve, te prometo, que desde que partió, y fui parte del elenco, siempre llegaban los directores y pensaba que me iban a echar. Hasta el día que partió nunca creí que estaba ahí. Decía ‘vienen para acá y me van a echar’. O si había algún rumor donde iban a disminuir el número de participantes, porque era la última que había entrado.

“Y hasta el día que partió, estábamos atrás del escenario, todos tomado de la mano, todos hablando, el Rafa Araneda, y yo lo único que pensaba era ‘no me echaron, aquí estoy’. Y ahí partí.

“Lo pasé súper bien. Fue una muy linda experiencia para mí. No tuve malos momentos como participante. Cuando me mandaron a capilla, cosas así, justo para Navidad y Año Nuevo. Las veces que pasé en capilla tuve una Navidad y Año Nuevo tristes”.