*

Glamorama

«El que fue mi esposo era picaflor en sus cosas. Y dejó incluso más hijos por afuera. Se fue con otra…», relata «La Naná» de MasterChef

Autor: Equipo Glamorama / 17 agosto, 2022

«Se fue con otra», contó sobre su marido Eliana Hernández, la abuelita que se hizo conocida como «La Naná» en la primera temporada de MasterChef Chile, en 2015 en Canal 13.

Hernández tiene 92 años y fue la protagonista del último capítulo del programa Te Paso a Buscar. Esta fue la conversación sobre su único matrimonio:

Pancho Saavedra: “¿A qué edad se fue de la casa?”

«La Naná»: “A los 20 años me casé y a los 20 años me fui de la casa”

Saavedra: “A los 20 años se fue de la casa porque se casó”

Naná: “Me casé, sí”

Saavedra: “¿Y se casó enamorada?”

Naná: “Enamorada, pero desgraciadamente creí que el amor y el matrimonio eran para toda la vida, como le dicen a una en la Iglesia, lo que uno jura, pero no fue así”

Saavedra: “¿Y por qué no fue así?”

Naná: “Porque el que fue mi esposo era picaflor en sus cosas”

Saavedra: “¿Tenía otra?”

Naná: “Sí. Y dejó incluso más hijos por afuera”

Saavedra: “A usted, entonces, la abandonó y se fue con otra”

Naná: “Y con hijos. Y se fue con otra”

Saavedra: “¿Y cuántos hijos tenía usted?”

Naná: “Tenía cinco. Y el mayor se murió… Tenía tres meses de vida cuando falleció. Cuando estuve embarazada de él, pasé un embarazo muy malo y me enfermé del pulmón”

Saavedra: “Y en ese tiempo, ¿su marido era un buen marido con usted o no?”

Naná: “Sí, lo consideraba bueno, porque era tan pajarona que no me daba cuenta. Pero, a través del tiempo, siempre me engañó. No me daba cuenta. Siempre”

Saavedra: “Pero llega un momento en que usted lo descubre en algo, ¿o él toma la decisión de irse y dejarla?”

Naná: “No, yo lo descubrí, porque hay cosas que tenía buenas y cosas. Él me daba el sueldo entero de lo que ganaba como empleado de correos. Y él tenía otros trabajos, ganaba en otros lados. Y se me terminó la plata esa vez.

«Le dije que si me pasaba unos 10 mil pesos y después, cuando él me diera la plata del sueldo, se lo devolvía. Y me dijo que no tenía…

“Y se entró a bañar. Y se me ocurre, porque antes le había dicho que le llevara un remedio a su papá. Le revisé el bolsillo, encuentro el remedio, saco la billetera y le encuentro plata. Tenía una foto de la otra mujer. No dije nada. Me quedé callada. Me la sufrí toda”

Saavedra: “¿Por qué se quedó callada y no lo mandó a freír espárragos altiro?”

Naná: “Eso me dicen todos… Porque estaba enamorada. Y bueno, él me pidió perdón, que nunca más lo iba a hacer, que no se merecía lo que había hecho. Me la creí. El Viejo Pascuero”

Saavedra: “¿Y de ahí cuánto más duró hasta que se fue?”

Naná: “Un año más”.