*

Glamorama
Gloria Simonetti junto a Martín Cárcamo en una imagen de De Tú a Tú enviada por Canal 13.

La historia del marido de Gloria Simonetti que murió al atragantarse con un trozo de carne: «Él fallece en un restaurante que estaba en la calle El Bosque…»

Autor: Equipo Glamorama / 11 agosto, 2022

“Él fallece en un restaurante que estaba en la calle El Bosque, no hubo nadie que hiciera la maniobra de Heimlich», relató Gloria Simonetti sobre la muerte, en 1995, de su segundo marido, Jorge Nogués.

La cantante de 74 años, dueña de una destacada trayectoria, contó la historia con quien calificó como «el amor de mi vida» en un capítulo de De Tú a Tú emitido hace más de una semana por Canal 13.

Estas fueron sus palabras sobre esa relación:

“Voy con mi amigo Armando y estoy sentada en una mesa sin ganas de nada, si me había arrastrado prácticamente. Y de repente, al fondo en la barra, veo a un tipo espectacular. Era pero un bombón de chocolate. No era una cosa normal, era indescriptible.

“Le digo a Armando ‘¿quién es ese gallo?’. ‘Yo lo conozco, te lo voy a presentar’. Nos paramos, llegamos a la barra. Yo era la Gloria Simonetti, estaba en el top, en la cresta de la ola. Y Armando le dice ‘te voy a presentar a mi amiga’. Y este hombre me levantó una ceja solamente. Eso fue todo y yo caí envuelta en llamas, porque no podía esta indiferencia y eso me liquidó. Y ahí estuve con ese hombre, 23 años.

“Después (de esa primera ocasión) lo vi atravesando la calle Providencia. Había una tienda que se llamaba Palta, que era de un amigo y yo estaba conversando con él, que estaba haciendo una remodelaciones en la tienda.

«Y lo veo atravesando Providencia, este gallo que yo me acordaba de él, el azar de la vida. Le digo a mi amigo ‘este gallo me encanta’. ‘Pero si trabaja conmigo’. ‘¡No! ¿Estay…?’. ‘Te digo. Ven para acá, te voy a mostrar cómo está la tienda’.

“Entramos a la tienda y yo le digo a mi amigo ‘tengo que ir a una cuestión en Talca a cantar, ¿me puedes acompañar?’. Yo tenía un Fiat 600. ‘No puedo, estoy con la remodelación’. Y le dice a Jorge ‘¿tú puedes ir a Talca? Porque la Gloria tiene que ir a cantar y quieren que la acompañen’. Yo dije ‘pero perdón, yo a ti no te conozco’. Me queda mirando como John Wayne y me dice ‘me encantaría acompañarte’. Ahí ya me fui a la cresta.

“Y nos fuimos a Talca poh. Y todo pasando. O sea no todo pasando, así como cuneteándonos por las bermas. No. Yo no podía ser tan lanzada de a la primera. Y fue fascinante. Era bien diferente él, era bien raro, pero era muy muy atractivo. A los dos años nos casamos. Él tenía una hija, la Paula , que acaba de morir hace un tiempo atrás. Él fue el amor de mi vida”

Martín Cárcamo: “¿Cómo fue para ti comenzar un segundo matrimonio, porque además con un hijo?”

Gloria Simonetti: “Con mucho miedo, que calcen, que se entiendan, es súper complejo. Pero como a Cristián lo conoció de muy chiquitito, incluso no le podía decir Jorge, le decía el ‘Coyo’. Fanáticos del fútbol, engancharon ahí, entonces fue una relación muy buena”

Cárcamo: “Lo que se sabe de la historia de tu marido es que él se atraganta con un pedazo de carne. Me puedes explicar qué sucedió, ¿en qué circunstancias falleció él?”

Simonetti: “Él fallece en un restaurante que estaba en la calle El Bosque, no hubo nadie que hiciera la maniobra de Heimlich. En vez de llevarlo al Hospital Militar, que estaba a dos minutos, lo llevaron a la Clínica Alemana, y llegó con más de veinte minutos sin oxígeno al cerebro. Por lo tanto, lo tuvieron… Todavía no me explico… Conectado durante cuatro días y murió”

Cárcamo: “¿Cómo te enteraste tú?”

Simonetti: “Mi suegra me llamó y me dijo ‘Gloria vente a la clínica, porque Jorge está acá’. Yo pensé que había chocado. Llego a la clínica y lo primero que les pregunto ‘¿está en urgencias?’. Me dicen ‘está en la UTI’, y ahí llegué a la UTI.

“Yo me acuerdo que me acostaba con él en la camilla y le cantaba. Porque a mí me quedaban como unas señales de películas, en donde el sonido que reciben las personas que están en este trance, pueden volver a conectarse. Bueno, como no me gusta ser víctima, le podría haber hecho un recital a Jorge y ya no estaba acá.

“Fue violentísimo, porque Cristiancito se había ido de cura hace un año, entonces mis dos hombres que yo atendía, eran mi generación de actividad amorosa, de repente ya no están más ninguno de los dos. O sea, Cristián está, pero estaba con un proceso donde él no podía salir, porque estaba recién metido en el seminario. Y pierdo a Jorge, entonces fue quedarme así ‘plop’”

Cárcamo: “Para entender, cuando fallece Jorge tú estabas separada de él entonces”

Simonetti: “Nosotros íbamos a Concepción el día sábado, esto sucedió el día jueves, ya en reconciliación. De hecho, el día anterior habíamos estado en el pub de su hija en la calle Seminario, se llamaba La Máquina.

“Pero para que veas tú cómo son las cosas del destino: estaba claro que nosotros no íbamos a estar más juntos. Como que de alguna manera alguien me estaba mostrando a mí un camino. El debía o tenía que irse y yo tenía que aprender a vivir sin él. Y siempre la música como referente siempre.

“Jorge murió en noviembre y en diciembre hablé con Horacio Saavedra y le dije ‘consígueme lo que sea en cualquier parte, porque yo no quiero pasar el Año Nuevo acá’. Y recuerdo haberlo pasado en Coquimbo cantando y después sola en la habitación del hotel. Preferí centrarme en la música y empezar de nuevo”.