*

Glamorama
Mónica Illanes en una imagen tomada de la pantalla de La Divina Comida, en Chlevisión.

«Estuve en La Remolienda. Y se me había ocurrido ponerme botox. Mis compañeros estaban cag… de la risa. Caché que no podía hacer ningún rictus. Era una momia», recuerda la actriz Mónica Illanes

Autor: Equipo Glamorama / 19 septiembre, 2022

“Mis compañeros que me miraban y estaban cagados de la risa», recordó Mónica Illanes sobre la ocasión en que se puso bótox en los días en que realizaba un montaje teatral.

La actriz que figuró en la serie de Chilevisión Lo Que Callamos Las Mujeres y es un reconocida voz por su trabajo de doblaje en populares producciones audiovisuales, compartió en La Divina Comida junto a Matías Oviedo, Jorge Gajardo y Helia Molina:

Matías Oviedo: “¿Qué chascarros has tenido en el teatro?”

Mónica Illanes: “Estuve en La Remolienda, en ese montaje. Y estaba tratando de hacerme la linda con un personaje…”

Jorge Gajardo: “¿Hacías de prostituta?”

Illanes: “La hice, y ahora me tocó hacer a la huasa de la cordillera, la ‘Nicolasa’. Viuda, de negro, seca, curtida, ‘¿cómo no te vai a acordar de mí, Abelino…’ Era una bruta. Y se me había ocurrido ponerme botox. Figuraba así (con el rostro estirado y sin movilidad)

“Y veo a mis compañeros que me miraban y estaban cagados de la risa. Y después caché que no podía hacer ningún rictus. Era una momia”

Helia Molina: “¿Dónde te echaste?”

Illanes: “Aquí (en el entrecejo). Estaba así, tratando de hacer a la vieja curtida, donde no se me movía ni una ceja”

Molina: “Mejor ser arrugada que vieja…”

Illanes: “Y dije ‘nunca más’… Y seguí adelante como soy, como la Mónica nomás”.