*

Glamorama
Marlen Olivari emocionada en una imagen de De Tú a Tú enviada por Canal 13. Su hermana Patricia Olivari en una imagen de la agencia de modelos Elite.

Marlen Olivari: «Yo siempre fui como la negrita de la casa. La negrita, la crespita, y mi hermana siempre fue como la rubia…»

Autor: Equipo Glamorama / 26 septiembre, 2022

“Qué bonito. Me emociona, porque yo siempre fui como la negrita de la casa. Sí. Perdón. Es que es verdad un poco. Siempre fui como la negrita, la crespita, y mi hermana siempre fue como la rubia», expresó entre lágrimas Marlen Olivari al repasar sus imágenes en el Miss Hawaiian Tropic del año 1995, cuando estudiaba Teatro.

Luego de ganar ese certamen de belleza la también modelo comenzó una carrera que la convirtió en personaje televisivo y la hizo famosa.

Olivari, de 48 años, protagonizó el último capítulo de De Tú a Tú, donde recordó la importancia que tuvo el triunfo en el mencionado concurso de belleza, en una época donde su hermana mayor Patricia ya era una modelo conocida, elegida Miss Paula en el Miss Chile de 1986.

Este fue el relato del ex rostro de Morandé con Compañía:

“Como mi hermana era modelo primero, ella me pedía que la acompañara a todos los casting de comerciales de televisión, entonces estaba en los casting acompañándola, como la hermana de la Paty. Los dueños de los casting de la productora decían ‘oye, ¿a tu hermana no le podemos hacer un casting?’. Ella me miraba, ‘sí. ¿Te gustaría?’. ‘Bueno’, le decía yo.

“Y yo tenía muchas ganas. Me encantaba todo eso. Hice muchos casting y me empezaron a llamar para comerciales de televisión, pero sobre todo para Centroamérica, porque en Chile yo era morena y a la morena en Chile no la pescaban para un comercial. La morena en Chile era la negrita y acá en Chile las protagonistas de todos los comerciales eran rubias y de ojos azules, y nariz respingada ojalá, piel blanca.

“Por eso a mi hermana le iba tan bien en los comerciales y siempre era protagonista de todos. Sin embargo, en Centroamérica, Venezuela, Perú, Ecuador, Colombia, Guatemala, ahí yo mataba, porque ellos valoran mucho a la mujer morena, de tez mate, pelo oscuro.

«No me daba lata, porque a mí igual me iba bien en otros países. De una u otra forma, con el éxito que tuve en la tele, siento que reivindique a la mujer morena.

“Acuérdate que antes una gran mayoría de las chilenas, que tenían ojos cafés, se ponían ojos de color falso, para parecer un poquito más anglosajona. Porque en Chile era top la de ojos verdes y la de ojos café para el lado, chao, no sirve. Y creo que también por eso, las mujeres después me empezaron a tomar tanto cariño, porque se empezaron a sentir reflejadas en mí”

Martín Cárcamo: “¿Y qué pasa con el Hawaiian Tropic, ahí te cambia la vida?”

Marlen Olivari: “Ahí yo me fui a vivir a Santiago, arrendé un departamento, mis papás me ayudaron con el primer empujoncito para tener un lugar donde llegar”

Tras revisar junto a Cárcamo las imágenes de su coronación en Miss Hawaiian Tropic, manifiesta entre lágrimas:

“Qué bonito. Me emociona, porque yo siempre fui como la negrita de la casa. Sí. Perdón. Es que es verdad un poco. Siempre fui como la negrita, la crespita, y mi hermana siempre fue como la rubia.

«Entonces ese fue un logro muy importante para mí. Como que me dio mucha más seguridad en mí misma. Me dio la fortaleza que necesitaba para decir ‘yo sí puedo lograr cosas por mí misma’.

“Fue súper importante. Hay mucha gente que crítica los concursos de belleza, pero yo siempre los he apoyado, porque para mí el concurso de belleza fue un tremendo trampolín. Me reforzó la autoestima. Me abrió las puertas de un montón de oportunidades.

«Empecé a trabajar, empecé a tener mis propios ingresos, pude empezar a comprarme mis propias zapatos y no pedirle a mi hermana”

Cárcamo: “¿Te provocaba choque con tu hermana?”

Olivari: “No, porque yo a ella la admiraba. No le tenía envidia. La admiraba. Yo tampoco quería que me regalaran las cosas en la vida”

Cárcamo: “Y eso también te provocaba inseguridad. Más que tener problemas con ella, tú tenías una inseguridad contigo misma”

Olivari: “No, no inseguridad. Yo quería lograr cosas por mí misma”.