*

Glamorama
Marlen Olivari junto a Martín Cárcamo en De Tú a Tú, en Canal 13.

«Llegué a ser una de las mujeres más creíbles de la televisión… Pero después empezó esta carnicería de la prensa», expresa Marlen Olivari

Autor: Equipo Glamorama / 2 octubre, 2022

«Fui muy confiada. Tuve muchas desilusiones de personas en las que yo confiaba muchísimo», afirma Marlen Olivari sobre el período que siguió tras ganar popularidad como figura de Morandé con Compañía, a inicios de la década del 2000.

La figura televisiva de 48 años protagonizó del capítulo de De Tú a Tú emitido hace una semana por Canal 13. Esto fue parte de la conversación:

Martín Cárcamo: “¿Cómo te empezaste a dar cuenta que esto (la fama) te podría estar afectando emocionalmente?”

Marlen Olivari: “Estaba todo súper bien. Llegué a ser una de las mujeres más creíbles de la televisión, los auspiciadores querían que yo hiciera las menciones en Morandé con Compañía, muchos comerciales. Me iba súper bien.

“Pero después empezó a pasar esta carnicería que empezó a hacer la prensa con distintos rostros de la televisión. Cuando ya estaban muy muy arriba, querían bajarlos un poco”

Cárcamo: “¿Eso coincide con ese minuto, cuando estás casada y con un nivel de exposición gigantesco? ¿Ahí se suma todo?”

Olivari: “Coincide con esa etapa. Me afectó un montón. Yo no me arrepiento de nada tampoco, no es como ‘no debí haber esto esto, esto otro’. Fui muy confiada. Tuve muchas desilusiones de personas en las que yo confiaba muchísimo. Cosas súper feas que no quisiera recordar. No estaba bien asesorada.

«El peor mal que puede pasarle a una persona es estar rodeada de mala gente. Yo buscaba elementos que me ayudaran a entender qué estaba pasando y me di cuenta que el entorno era súper oscuro.

“Muchas personas iban a la televisión a hablar de mí, pero habían estado dos días antes en mi casa conversando conmigo, como grandes amigos o amigas, y por plata iban a hablar de mi vida. Eso lo encontraba tan asqueroso, tan bajo, tan impensado. Y me hizo mucho mal.

“Uno se refugia en cosas que no son buenas. Pero lo lindo es poder salir adelante y sobrepasar esos momentos y tener una familia alucinante, que es lo más importante. Mi familia me lo decía, que yo no era así, ‘¿qué te está pasando?, ¿por qué lloras todo el día?’. Y también se empezaron a dar cuenta del entorno”.