*

Glamorama
Marcianeke en Lollapalooza en marzo de este año, en una foto de Agencia Uno. Ignacia Michelson en los premios Estrellas en diciembre de 2021, en una foto de Zona Latina.

«Le digo ‘querubín’, ‘bebé’, mil cosas…»: la relación de Ignacia Michelson y Marcianake

Autor: Equipo Glamorama / 29 julio, 2022

“Nos estamos conociendo hace un mes, no estamos pololeando, pero sí salimos harto y lo pasamos bien. Fue hasta mi cumpleaños y es un lindo», declaró esta semana en el diario LUN Ignacia Michelson sobre su relación con Marcianeke.

Ignacia Michelson es la modelo de contenidos eróticos de 29 años que se hizo conocida en el reality Resistiré, que Mega y MTV realizaron en 2019.

Luego participó en Acapulco Shore, del mismo MTV, y este año posó en la portada de la revista Playboy de México. Comparte contenidos en la plataforma de pago Unlok y tiene dos millones de seguidores en Instagram.

Marcianeke es el cantante talquino es Matías Muñoz. Tiene 20 años y es un éxito de la música urbana. El sitio La Tercera.com resumió en 2021 sus logros:

«Fenómeno y furor en redes sociales y plataformas digitales gracias a canciones en donde con voz ronca y áspera narra sin demasiados eufemismos historias de drogas, éxito, autos, sexo y carrete.

«Un suceso efervescente que a más de alguno ha dejado descolocado… Con temas como Dímelo Ma -grabada en un estudio improvisado de San Antonio- y Tussi Code Mari, cuyo título hace alusión a lo que pareciera ser la santísima trinidad del carrete a-la-Marcianeke-: la cocaína rosa, la codeína y la marihuana».

Sobre su relación, Michelson agregó en LUN detalles como los siguientes:

“Es un tierno, muy simpático, nos llevamos súper bien y me cuida. Ha estado en mi departamento, en mi cumpleaños, siempre preocupado de mí»

“Todos los días hablamos, no mandemos mensajes, sabe dónde estoy, sabe todo antes que el resto de la gente. Me escribe cosas tiernas, que me echa de menos, que está aburrido, que quiere que vuelva. Yo vuelvo el 4 de agosto (desde Ibiza, donde se encuentra)”

«Le digo querubín, bebé, mil cosas…»