*

Glamorama
Perla Ilich y Daniela Aránguiz en imágenes tomadas de la pantalla de El Discípulo del Chef, en CHV, en enero de este año.

«Soy una mujer llena de errores, que trato de mejorarlos, pero nunca tan cag… de la cabeza como esa persona. Jamás», afirma Perla Ilich hablando de El Discípulo del Chef

Autor: Equipo Glamorama / 14 agosto, 2022

«¿Cómo lo pasaste en El Discípulo del Chef?”, le preguntó Julio César Rodríguez a Perla Ilich. “Como las weas”, respondió la gitana que se hizo conocida en el docurreality sobre su vida que Canal 13 emitió en 2011.

Ilich participó en la penúltima temporada de El Discípulo del Chef, que se transmitió entre noviembre de 2021 y marzo de este año en Chilevisión. En el espacio tuvo fuertes discusiones y problemas con la también concursante Daniela Aránguiz. Finalmente Ilich renunció.

En tanto, en una reciente entrevista en Síganme Los Buenos, en el canal VIVE, Prela Ilich manifestó sobre esa experiencia:

“La cocina me encanta, yo cocino mucho, y cuando me llamaron del programa era la mujer más feliz del mundo. Cuando entré todo maravilloso, el equipo es maravilloso, hasta que pasó lo que pasó, que no voy a nombrar el nombre de esta persona, pero todos saben obviamente quién es.

“A mí no me gusta hacerme la víctima, yo tengo un carácter fuerte, no me gusta que me pasen a llevar y con esta persona tenía una relación súper buena. Nada en contra, nada malo, todo bien, no sé si llamarlo amiguis, pero sí una buena relación, entretenida, yo llegaba feliz, grababa y todo.

“Hasta que empezó esta, no sé si llamarlo rivalidad, no tengo un nombre para decirte ‘esto pasó porque pasó por esto’. No. Acá todo iba bien. Hasta que después entendí que yo no soy una mujer perfecta, soy una mujer llena de errores, que trato de mejorarlos, pero nunca tan cagá como esa persona, de la cabeza. Jamás.

“Me trató muy mal. Incluso si estoy hablando hoy día yo, es porque hace poco esta persona estuvo en un programa, si no me equivoco La Divina Comida, y me dijeron que habló de mí. Dijo muchas cosas de mí, habló de mi vida personal, cuando yo jamás hablé de la de ella. Nunca. A excepción de lo que le dije en su cara, porque ella me dijo cosas a mí.

«Hay muchas cosas que no se mostraron, de parte de las dos, esta fue una pelea de ambas. Yo no voy a decir ‘fui la víctima, me puse a llorar y listo’. Aquí hubo de parte de ambas palabras feas. Yo no soy de ‘jamás dije nada malo’. Pero jamás me he metido ni he nombrado a hijos. Tengo un respeto y un código con eso, de nombrar a los hijos, de nombrar a la familia o de nombrar si tuviste un problema con tu esposo, no, no hablo de la vida personal.

«Si tengo un tema te lo digo a ti, pero no voy a hablar de tu familia o de tu plata o de si tienes o no”.