*

Glamorama
Mario Velasco en una imagen tomada de la pantalla de Zona de Estrellas, en el canal cable Zona Latina, este año.

Mario Velasco: «Fui muy pololo. Salía de una relación y me metía en otra, y muchas veces incluso entrecruzando relaciones… Era bien mujeriego»

Autor: Equipo Glamorama / 20 septiembre, 2022

«Cuando me fueron infiel, yo quería mucho a esa persona, entendí el dolor que yo le había causado a mucha gente antes», dice Mario Velasco.

El conductor de Zona de Estrellas, en la señal cable Zona Latina, de 43 años, se refirió a su vida sentimental durante una entrevista con el sitio TiempoX.

Este fue su relato:

“Estoy soltero hace un tiempo, pero creo que me ha pasado en algunos momentos de la vida… Tengo 43, he tenido hartas parejas y todo. Y cuando uno de repente de soltero, o de soledad, anda buscando una pareja, terminas embarrándola, en el sentido de forzar algo que es lo contrario al final. Cuando llega, llega la persona.

“Estoy tranquilo soltero y es un estado rico. Yo fui muy pololo durante mucho tiempo de mi vida y salía de una relación y me metía en otra, y no pasaba mucho tiempo, y no hacía los duelos, y muchas veces incluso entrecruzando relaciones. Y eso no lleva a nada bueno, solamente a faltarle el respeto a la gente, a ti mismo, no construir nada en base a la otra persona y al amor.

“Hoy día cuando llegué a un estado de estar soltero, bien conmigo mismo, disfrutar mi tiempo, disfrutar el tiempo con mis hijos, no ando en esa búsqueda. Por ende, si me vuelvo a poner en pareja va a ser como tiene que ser, que es cuando llega, llega nomás. No andar buscando y no forzarlo.

“Estoy tranquilo, salgo bastante menos de noche, tengo que llevar un vida un poco más tranquila, más casera y no conozco tanta gente como conocía antes. Ya no voy al cumpleaños de todos mis amigos, achicar un poco el círculo de amistades. Y no sé si tengo tanto tiempo, me ha cambiado eso con la responsabilidad de vivir con la Juli. (Velasco vive con su hija de once años junto a Carolina Mestrovic, quien reside en Estados Unidos junto a su marido)

“Era bien mujeriego, tuve hartas pololas, disfruté harto, no me puedo desmarcar de algo que… En la juventud. Digo ‘la gente cambia’. Estamos hablando de cuando tenía 27 años y hoy día tengo 43. Si a mí me dices hoy día ‘eres un mujeriego’, no tengo polola hace rato.

“He cambiado mucho, porque todos los seres humanos maduramos, unos antes, otros después, y parte de la maduración es valorar lo que uno tiene en lo laboral, en la familia, con la pareja. Y eso hace que tengas otra perspectiva y respetes mucho más a la persona con la que estás.

«En algún momento carecía de eso, hasta que me pasó y entendí. Cuando me fueron infiel, yo quería mucho a esa persona, entendí el dolor que yo le había causado a mucha gente antes; de no tomarse en serio las relaciones y andar por la vida como un poco ‘living la vida loca’.

“De ahí en adelante, cuando me puse en pareja, tener súper claro que si yo dejaba de sentir lo mismo por esa persona, el ser claro con esa persona. El decir ‘hasta aquí nomás llegamos, gracias, pero entiendo que si esto sigue voy a terminar a lo mejor faltándote el respeto y no es la idea’.

“Eso es mucho más sincero y lo que yo esperaría también de una pareja. Prefiero saber dónde estoy parado en la relación, que enterarme que tú ya no sientes nada o no estás en la misma postura, porque estás siendo infiel, o porque dejaste de ser la persona que eras conmigo.

“Cambié un montón. Obviamente en ese momento tenía esa fama, me tenía que hacer cargo, porque era lo que había sembrado, además públicamente. Un período de mi vida que tenía relación con mi pega, con el programa, con Yingo.

“Yo lo exponía, entendía que me hacía resaltar públicamente frente a algunos de mis compañeros o aparecer en la prensa, entonces fue una mezcla. No me arrepiento, para nada, pero sí hoy, con la madurez que tengo, lo hubiese enfrentado de otra manera nada que ver”.