*

Glamorama
Pato Torres en una imagen enviada por Canal 13 de De Tú a Tú, en 2021.

«Me vi hundido, toqué fondo, no sabía qué hacer… Tuve que vender departamentos, acudí al 10%, vendí auto. Me quedé absolutamente en pelota», relata Pato Torres

Autor: Equipo Glamorama / 30 julio, 2022

«Hay deudas hipotecarias, de colegio, de préstamos, en fin, y empecé a vender todo. El 100% de mis ahorros se fue», afirma Pato Torres sobre la crisis financiera personal que comenzó a vivir en 2019, tras el estallido social y su separación de Titi García-Huidobro, con quien tiene dos hijos.

El actor de 69 años repasó el tema -que ya ha tratado otras veces en televisión-, en Podemos Hablar. Estas fueron sus palabras en el programa de Chilevisión:

«Se viene arrastrando desde que agarramos el estallido social. Junto con el estallido social me separo, me tengo que ir a otro lugar y empieza a quedar la escoba.

«Se empiezan a acumular deudas porque se acabaron las pegas, porque una de las entradas más importantes que tenía era el teatro. Y ocurre que me vi hundido, toqué fondo, no sabía qué hacer. Tenía una pega, pero esa pega no me alcanzaba para cubrir mis gastos.

«Ahí comenzó mi quo vadis, porque era terrible. Tuve que vender departamentos, acudí al 10%, vendí auto. Me quedé absolutamente en pelota.

«Empecé a recuperarme porque, gracias al cielo, no se a qué, pero ocurre que dejaba algo en el camino que eso ayuda (se refiere a acciones de bondad), al día de mañana se da vuelta.

«Pude vivir casi dos años de las cosas que había acumulado, que había construido. Pero tenía ya una separación que también tenía un costo. Pero estaba bajo control. Y llega un momento en que la cosa te supera nomás.

«Las deudas se empiezan a cumular. Hay deudas hipotecarias, de colegio, de préstamos, en fin, y empecé a vender todo. El 100% de mis ahorros se fue. Salía, salía dinero, pero no entraba. Iba tapando todos los hoyos que había que tapar, las deudas más importantes.

«Primero tengo dos hijos chicos a los que tengo que ayudar y no tienen por qué sufrir las consecuencias de un papá que se está quedando en la ruina. A partir de eso me quedé sin nada.

«Y empezaron a aparecer cosas. Descubrí el Instagram, las redes sociales. Empecé a reinventarme y ocurrió que llamaron de aquí, me llamaron de allá y estuve casi toda la pandemia viviendo de puro canje. Y hoy día estoy azul, parejito, con mucha deuda, pero…»